Volver a Curso

03) Evangelismo Personal (2023a)

0% Completado
0/0 Steps
Lección 8, Tema 1
En Progreso

01) Introducción

Alfredo Partamian 29 de septiembre de 2023

En el principio Dios creó los cielos y la tierra, y a cada ser viviente que puso sobre la tierra le dio la facultad de reproducirse según su especie. Desde entonces, las aves se reproducen en aves, los peces en otros peces, las plantas en otras plantas, siempre según su especie.

Luego de crear el cielo, la tierra, los animales, las plantas, etc. Dios creó su obra maestra: al hombre y la mujer. Ambos son la imagen y semejanza de Dios aquí en la Tierra. Y les encomendó que administraran la creación, diciéndoles:

“Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla”. (Génesis 1:28 NVI)

Al igual que el resto de la creación, los seres humanos tenemos la facultad de reproducirnos según nuestra especie. Todos los hombres y mujeres que habitan este planeta son creación de Dios, de eso no queda duda. Pero no todos son sus hijos. El apóstol Juan nos dice:

“Pero a quienes lo recibieron y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.” (Juan 1.12 DHH)

Entonces, sólo aquellos que hemos recibido a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, somos llamados hijos de Dios, y habitamos en Su Reino.

Ahora bien, dentro del Reino de Dios, también tenemos la facultad de reproducirnos, ya no sólo en hombres y mujeres, sino que ahora nos multiplicamos en discípulos. Esa es la Gran Comisión:

“Por tanto, vayan, y hagan discípulos de todas las naciones…” (Mateo 28:19 NVI)

Comentarios

×