Volver a Curso

Matrimonios para toda la Vida

0% Completado
0/0 Steps
  1. INTRODUCCIÓN

    Introducción
  2. SEMANAS
    1) El Pacto
    5 Temas
  3. 2) Una Sola Carne
    5 Temas
  4. 3) Las Funciones
    5 Temas
  5. 4) La Siembra y la Cosecha
    3 Temas
  6. 5) El Perdón
    3 Temas
  7. 6) La Visión de Fe y Confianza
    3 Temas
  8. 7) Orando Juntos
    4 Temas
  9. 8) Vivir de Común Acuerdo
    3 Temas
  10. 9) Fluyendo Juntos en el Espíritu
    4 Temas
  11. 10) Intimidad Sexual
    4 Temas
  12. 11) Guerra Espiritual
    4 Temas
  13. 12) Patrones de Vida
    3 Temas
  14. 13) El Ministerio de una Sola Carne
    3 Temas
Progreso de Lección
0% Completado
  1. Describan  con sus palabras  lo que la relación en base a un pacto significa para los dos.
  2. ¿Cuáles fueron  las palabras de pacto que celebraron  el día de su matrimonio?
  3. De acuerdo con lo que hablaron, ¿cuáles son las promesas  de su pacto matrimonial?
  4. ¿Cuáles son los términos?
  5. ¿Hicieron sus promesas ante Dios?
"Pero, si por tu propia voluntad  le haces una promesa  al SEÑOR tu Dios, cumple fielmente lo que le prometiste".  (Deuteronomio 23:23 NVI)
"Pero  lo  que  hubiere  salido  de  tus  labios,  lo  guardarás  y  lo  cumplirás,  conforme  lo prometiste  a Jehová  tu Dios, pagando  la ofrenda  voluntaria  que prometiste  con tu boca."  (Deuteronomio  23:23 RVR 1960)
  1. EL PACTO EN EL EDÉN
  • Dios hizo su primer  pacto  con el hombre  en el huerto  del Edén, con Adán y Eva. Cuando Adán y Eva cayeron  en pecado,  ese pacto  en el Edén  quedó  roto.  Dios  sin embargo,  de inmediato  puso  en movimiento  una  serie  de pactos,  siete  más  en total,  diseñados  para realizar la redención  del hombre  y tener  una relación armoniosa  con Él nuevamente. A  fin  de  comprender  nuestra  relación  de  pacto  matrimonial,  necesitamos  seguir brevemente  la secuencia  de pactos que aparecen  en su Palabra (La Biblia).
  1. PACTO CON ADÁN
  • Lean Génesis 3:15: “Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón.”
  • ¿Quién es “la simiente”  de la mujer?
  • ¿A quién se refiere la palabra “tú”?
  • Busquen la palabra  enemistad en el diccionario.
  •  ¿Qué promesa hizo Dios como parte  del pacto?
  1. PACTO CON NOÉ
  • Lean Génesis 6: 5-9: “Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal, se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. Entonces dijo: «Voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado. Y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo. ¡Me arrepiento de haberlos creado!» Pero Noé contaba con el favor del Señor.”
  • Un  hombre  halló  favor  ante  los  ojos  de  Dios  para  continuar  el  plan  de  salvación planificado  para  la humanidad.  Cuando  destruyó  toda  la vida  que había  sobre  la tierra, Dios salvó a Noé y su familia e hizo pacto  con ellos.
  • ¿Qué promesa hizo Dios a la humanidad  en este pacto?  Lean Génesis 9: 11-17: “Este es mi pacto con ustedes: Nunca más serán exterminados los seres humanos por un diluvio; nunca más habrá un diluvio que destruya la tierra». Y Dios añadió: «Esta es la señal del pacto que establezco para siempre con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan: He colocado mi arco iris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra. Cuando yo cubra la tierra de nubes, y en ellas aparezca el arco iris, me acordaré del pacto que he establecido con ustedes y con todos los seres vivientes. Nunca más las aguas se convertirán en un diluvio para destruir a todos los mortales. Cada vez que aparezca el arco iris entre las nubes, yo lo veré y me acordaré del pacto que establecí para siempre con todos los seres vivientes que hay sobre la tierra. Dios concluyó diciéndole a Noé: «Este es el pacto que establezco con todos los seres vivientes que hay en la tierra».”
  1. PACTO CON ABRAHAM
  • Dios  escogió  un  grupo  específico  de gente  a través  de la  cual vendría  el Redentor  del hombre.  Cuando  se celebró el pacto,  todo  cuanto  Dios poseía  llegó a estar  disponible  para Abraham,  y todo cuanto  Abraham  poseía,  llegó a estar  disponible  para Dios.
  • “¡No! Ese hombre no ha de ser tu heredero —le contestó el Señor—. Tu heredero será tu propio hijo. Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: —Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Abram creyó al Señor, y el Señor se lo reconoció como justicia. Además, le dijo: —Yo soy el Señor, que te hice salir de Ur de los caldeos para darte en posesión esta tierra. Pero Abram le preguntó: —Señor y Dios, ¿cómo sabré que voy a poseerla? El Señor le respondió: —Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón de paloma. Abram llevó todos estos animales, los partió por la mitad, y puso una mitad frente a la otra, pero a las aves no las partió. Y las aves de rapiña comenzaron a lanzarse sobre los animales muertos, pero Abram las espantaba. Al anochecer, Abram cayó en un profundo sueño, y lo envolvió una oscuridad aterradora. El Señor le dijo: —Debes saber que tus descendientes vivirán como extranjeros en tierra extraña, donde serán esclavizados y maltratados durante cuatrocientos años. Pero yo castigaré a la nación que los esclavizará, y luego tus descendientes saldrán en libertad y con grandes riquezas. Tú, en cambio, te reunirás en paz con tus antepasados, y te enterrarán cuando ya seas muy anciano. Cuatro generaciones después tus descendientes volverán a este lugar, porque antes de eso no habrá llegado al colmo la iniquidad de los amorreos. Cuando el sol se puso y cayó la noche, aparecieron una hornilla humeante y una antorcha encendida, las cuales pasaban entre los animales descuartizados. En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram. Le dijo: —A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el Éufrates.” (Génesis 15:4-18)
  • ¿Qué promesa  hizo Dios, cuando  celebró este pacto?  Génesis 15:5: “Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: —Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia!”
  • Génesis 15:18: “En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram. Le dijo: —A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el Éufrates.”
  • Génesis 17:7: “Estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia, como pacto perpetuo, por todas las generaciones. Yo seré tu Dios, y el Dios de tus descendientes.”
  • ¿Cuál fue la señal del pacto?  Génesis 17:10: “Y este es el pacto que establezco contigo y con tu descendencia, y que todos deberán cumplir: Todos los varones entre ustedes deberán ser circuncidados.”
  • En Génesis 22:2: “Y Dios le ordenó: —Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré.”. Dios demandó  algo a Abraham  como su compañero de pacto ¿qué fue?
  • En la relación  basada  en un pacto,  cuando  uno  de los compañeros  demanda  alguna  cosa del otro, aquél que demanda  tiene  que estar  dispuesto  a dar la misma  cosa a cambio. Cuando  Dios demandó  al único hijo de Abraham,  mediante  el acuerdo  del pacto,  Él tenía libertad  para sacrificar a JESÚS
  1. EL PACTO CON MOISÉS
  • Lean  Éxodo 19:5-6: “Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto, serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”.
  • Este pacto, y el siguiente,  fueron  ejemplos definitivos  de pactos  en los que las condiciones eran numerosas  y el cumplimiento  de las mismas  era extremadamente  importante. Lean
    • Éxodo 31:18: “Y cuando terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de la ley, que eran dos lajas escritas por el dedo mismo de Dios.”
    • Romanos 7:7-25: “¿Qué concluiremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, si no fuera por la ley, no me habría dado cuenta de lo que es el pecado. Por ejemplo, nunca habría sabido yo lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: «No codicies».[a] Pero el pecado, aprovechando la oportunidad que le proporcionó el mandamiento, despertó en mí toda clase de codicia. Porque aparte de la ley el pecado está muerto. En otro tiempo yo tenía vida aparte de la ley; pero, cuando vino el mandamiento, cobró vida el pecado y yo morí. Se me hizo evidente que el mismo mandamiento que debía haberme dado vida me llevó a la muerte; porque el pecado se aprovechó del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató. Concluimos, pues, que la ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno. Pero entonces, ¿lo que es bueno se convirtió en muerte para mí? ¡De ninguna manera! Más bien fue el pecado lo que, valiéndose de lo bueno, me produjo la muerte; ocurrió así para que el pecado se manifestara claramente, o sea, para que mediante el mandamiento se demostrara lo extremadamente malo que es el pecado. Sabemos, en efecto, que la ley es espiritual. Pero yo soy meramente humano, y estoy vendido como esclavo al pecado. No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco. Ahora bien, si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo en que la ley es buena; pero, en ese caso, ya no soy yo quien lo lleva a cabo, sino el pecado que habita en mí. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Y, si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en mí. Así que descubro esta ley: que, cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.”
  1. PACTO EN EL DESIERTO
  • De nuevo  el hombre  fracasó  en guardar  su pacto  con Dios, y Dios presentó  un pacto  más en su deseo incesante  de restaurar  a la humanidad.
  • Lean Deuteronomio 8: “Cuando hayas comido y estés satisfecho, alabarás al Señor tu Dios por la tierra buena que te habrá dado. Pero ten cuidado de no olvidar al Señor tu Dios. No dejes de cumplir sus mandamientos, normas y preceptos que yo te mando hoy. Y cuando hayas comido y te hayas saciado, cuando hayas edificado casas cómodas y las habites, cuando se hayan multiplicado tus ganados y tus rebaños, y hayan aumentado tu plata y tu oro y sean abundantes tus riquezas, no te vuelvas orgulloso ni olvides al Señor tu Dios, quien te sacó de Egipto, la tierra donde viviste como esclavo. El Señor te guió a través del vasto y horrible desierto, esa tierra reseca y sedienta, llena de serpientes venenosas y escorpiones; te dio el agua que hizo brotar de la más dura roca; en el desierto te alimentó con maná, comida que jamás conocieron tus antepasados. Así te humilló y te puso a prueba, para que a fin de cuentas te fuera bien. No se te ocurra pensar: “Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos”. Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza; así ha confirmado hoy el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados. Si llegas a olvidar al Señor tu Dios, y sigues a otros dioses para adorarlos e inclinarte ante ellos, testifico hoy en contra tuya que ciertamente serás destruido. Si no obedeces al Señor tu Dios, te sucederá lo mismo que a las naciones que el Señor irá destruyendo a tu paso.”
  • ¿Cuál fue la palabra clave de este pacto?
  • Lean
    • Deuteronomio 8:20 “Si no obedeces al Señor tu Dios, te sucederá lo mismo que a las naciones que el Señor irá destruyendo a tu paso.”
    • Deuteronomio 11:13 “Si ustedes obedecen fielmente los mandamientos que hoy les doy, y si aman al Señor su Dios y le sirven con todo el corazón y con toda el alma,”
    • Deuteronomio 28:1-2 “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra. 2 Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre”
    • Deuteronomio 28:15 “Pero debes saber que, si no obedeces al Señor tu Dios ni cumples fielmente todos sus mandamientos y preceptos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones”
    • Deuteronomio 30:8 “Y tú volverás a obedecer al Señor y a cumplir todos sus mandamientos, tal como hoy te lo ordeno.”
  1. PACTO CON DAVID
  • Lean 2 Samuel 7:11-16 “desde el día en que nombré gobernantes sobre mi pueblo Israel. Y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Pero ahora el Señor te hace saber que será él quien te construya una casa. Cuando tu vida llegue a su fin y vayas a descansar entre tus antepasados, yo pondré en el trono a uno de tus propios descendientes, y afirmaré su reino. Será él quien construya una casa en mi honor, y yo afirmaré su trono real para siempre. Yo seré su padre, y él será mi hijo. Así que, cuando haga lo malo, lo castigaré con varas y azotes, como lo haría un padre. Sin embargo, no le negaré mi amor, como se lo negué a Saúl, a quien abandoné para abrirte paso. Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí;[a] tu trono quedará establecido para siempre.”
  • Lean 1 Crónicas 17:10-14 “desde los días en que nombré jueces sobre mi pueblo Israel. Yo derrotaré a todos tus enemigos. Te anuncio, además, que yo, el Señor, te edificaré una casa. Cuando tu vida llegue a su fin y vayas a reunirte con tus antepasados, yo pondré en el trono a uno de tus descendientes, a uno de tus hijos, y afirmaré su reino. Será él quien construya una casa en mi honor, y yo afirmaré su trono para siempre. Yo seré su padre, y él será mi hijo. Jamás le negaré mi amor, como se lo negué a quien reinó antes que tú. Al contrario, para siempre lo estableceré en mi casa y en mi reino, y su trono será firme para siempre.”
  • ¿Qué promete Dios en 2 Samuel 7:13? “Será él quien construya una casa en mi honor, y yo afirmaré su trono real para siempre.”
  • ¿Qué promete Dios en 2 Samuel 7:16? “Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí; tu trono quedará establecido para siempre.”
  • Mediante este acto,  se establecieron  el trono  y el reino  de David, señalando  el eterno reino  y trono  de la simiente  de David. Apocalipsis 3:7 “Escribe al ángel de la iglesia de Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir” revela que el cumplimiento  del pacto con David es ….
  1. EL NUEVO PACTO
  • Lean Romanos  5:12-14  “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. Antes de promulgarse la ley, ya existía el pecado en el mundo. Es cierto que el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley; sin embargo, desde Adán hasta Moisés la muerte reinó, incluso sobre los que no pecaron quebrantando un mandato, como lo hizo Adán, quien es figura de aquel que había de venir.”
  • Lean 1 Corintios 15:45-49 “Así está escrito: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el Espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual, sino lo natural, y después lo espiritual. El primer hombre era del polvo de la tierra; el segundo hombre, del cielo. Como es aquel hombre terrenal, así son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y, así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.”
  • Jesús  fue enviado por el Padre sin pecado y compartiendo  la misma  unidad  (en calidad de hombre)  con el Padre  que Adán  experimentó  antes  de haber  pecado.  Al mantener  esas cualidades  y nunca  caer en pecado,  Jesús  permaneció  como el sacrificio perfecto  para  la redención  de la humanidad.  El nuevo pacto llegó a ser el cumplimiento  de todos los pactos anteriores. 
  • Lean Juan  3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rechaza al Hijo no sabrá lo que es esa vida, sino que permanecerá bajo el castigo de Dios.”
  • Primero nacimos físicamente.  Cuando  recibimos  a Jesús,  nuestro  espíritu  es el que nace, en virtud  de lo cual nacemos  de nuevo. Jesús lo explicó muy bien en Juan  3.
  • Puesto  que la relación  de pacto  se reserva  para  aquellos  que tienen  una  relación  personal con el Dios viviente,  ¿alguno  de los dos, o ambos,  habían  entrado  en una relación personal con Jesús  antes  de casarse?
  • Describe tu experiencia  de recibir a Jesús  como Señor y Salvador.
  • Si todavía  no le has dado al Señor la oportunidad  de que forme  parte  de tu vida, y quieres hacerlo  ahora,  y  que  sea  una  realidad  en  tu  vida,  a partir  de  hoy.  Dile  en  voz  alta  la siguiente  oración.

“Jesús,  reconozco  que de ninguna  manera  puedo  ganar  el perdón  de mis pecados. Recibo  lo  que  hiciste  por  mí  en  la  cruz  del  Calvario.  Te pido  que  perdones  todos  mis pecados  y te  recibo  como  mi Señor  y Salvador  hoy. Señor,  toma  control  de mi vida y yo seguiré  conforme  tú  me  dirijas.  Renuncio  a  mi  vieja  manera  de  vivir  y  a  cualquier influencia  pecaminosa  que ésta haya tenido  sobre mí. Te  amo,  Jesús,  y  creo  que  ahora  soy  en  forma  legal  un  miembro  de  tu familia  y  un ciudadano  de tu reino. Jesús,  ¡Tú eres mi Señor! Si has  hecho  esta  oración,  has  nacido  de nuevo,  tú  espíritu  ha  cobrado  vida  en  Jesús  y ahora  cada promesa  de pacto  es tuya.  Como paso  final  para  sellar  este  acuerdo  con Dios firma  con tu nombre  a continuación.”

” … que si confesares  con tu  boca  que Jesús  es el Señor,  y creyeres  en tu corazón  que Dios le levantó  de los muertos,  serás salvo”. Romanos 10:9

Comentarios

×