Lección 1 de 2
En Progreso

1. Notas del Mensaje

INTRODUCCIÓN

¿De qué manera podemos agradar a Dios? ¿Te has hecho esta pregunta?

Por eso hermanos, puesto que Dios nos ha mostrado tanta misericordia, les ruego que entreguen todo su ser como sacrificio vivo a Dios. Esa ofrenda que es su vida debe estar dedicada solamente a Dios para poder agradarle. Esta clase de adoración es la que realmente tiene sentido. Romanos 12:1 PDT

Entregarnos y dedicarnos solamente a Él, demuestra que le amamos. ¡¡Eso le agrada!!

El primer y gran mandamiento dice: “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” (Mr 12:30)

Todas las personas tenemos un lenguaje de amor, que es la manera en que nos sentimos amados. Para algunos son los regalos, para otros las palabras de afirmación y ánimo, para otros el contacto físico, etc.

¿Sabías que Dios tiene su propio lenguaje de amor? Es la manera en que Él ve que le amamos, y ese lenguaje de amor es la SANTIDAD. Por eso hoy voy a hablarte bajo el…

Cuando hablamos y pensamos en SANTIDAD, la mayoría lo ven como algo imposible de alcanzar. Para otros ser santo es un calificativo despreciativo, ¿Qué te haces el santo?

Te pregunto: ¿Qué es ser santo? ¿Soy santo? ¿llegaré a ser santo? ¿Cuándo voy a llegar a ser santo? ¿Por qué debo ser santo?

El significado bíblico de la palabra “santo” es “separado”. Es estar alejados y separados de todo lo que no agrada a Dios.

15 Más bien, sean santos en todo lo que hacen, porque Dios, quien los llamó, es santo. 16 Pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo». 1 Pedro 1:15-16 PDT

La santidad de Dios es el estándar que debemos alcanzar.

¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo?
Solo los de manos limpias y corazón puro, que no rinden culto a ídolos y nunca dicen mentiras.
Salmos 24:3-4 NTV

El pecado nos aleja de Dios, pero él quiere acercarse. Aun así, Dios no baja sus estándares de santidad, pero si Él se baja a nuestra posición con brazos abiertos.

Así que no importa con cuantos pecados hoy estés conviviendo, Él viene a tu encuentro, te acepta, te quiere hacer su hijo. Podemos decir que la santidad es como las vías del tren, son dos rieles que van en paralelo. Un riel, es que Dios nos hace santos desde el primer día que lo recibimos como nuestro Señor y Salvador, somos separados para ser sus hijos.

El otro riel, es que decidimos separarnos del pecado, y desde el primer día Dios pone en nosotros al Espíritu Santo que nos ayuda a transitar el camino de la santidad, para que cada día podamos ser más santos.

ATREVETE A SER SANTO

Santidad es más que el destino, santidad es la ruta misma de obediencia y amor a Jesús. ¿Cuál o cuáles pecados hoy nos están frenando en el camino de la santidad? Para subir al monte, al monte santo, requiere esfuerzo, dejar comodidades, y quizás hayas decidido quedarte en donde estas.

Pero quiero animarte a decidir seguir subiendo y creciendo en la santidad. Porque mientras más nos acerquemos a Dios, más santos seremos, porque Él habita en la santidad, Él es SANTO.

Santidad no es que ya llegué, sino que estoy caminando, avanzando y creciendo en mi vida espiritual. No vas a ser perfecto, no va a ser fácil, quizás te resbales, pero te vuelves a levantar y sigues en la ruta de crecimiento y amor a Jesús.

CINCO MANERAS QUE EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A SUBIR

1. Suena la alarma

Y cuando él (Espíritu Santo) venga, convencerá al mundo de pecado y de la justicia de Dios y del juicio que viene. Juan 16:8 NTV

Quizás te estas enojando por algo que te hicieron o dijeron y estas planeando vengarte, ahí el E.S. empieza a sonar la alarma. Debemos escuchar la alarma y hacer caso, porque nos está previniendo del peligro.

Si no hacemos caso a esa alarma no creceremos en la santidad. Si quieres escuchar la voz de Dios; empieza con escuchar la alarma.

2. Nos enseña la diferencia entre la verdad y la mentira

Cuando venga el Espíritu Santo, él les dirá lo que es la verdad y los guiará, para que siempre vivan en la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que oiga de Dios el Padre, y les enseñará lo que está por suceder. Juan 16:13 TLA

El enemigo va a querer frenarte en el camino. El mundo te va a alimentar con mentiras. La cultura, la televisión va a querer decirte lo que es amor y lo que no es. Que es familia y que no es familia. Que es bueno y que es malo.

Pero tenemos que escuchar la guía del E. S. quien nos entrena para tomar buenas decisiones a través de la palabra de Dios y seguir avanzando en el camino de la santidad.

Van a venir tentaciones, pero la tentación no es pecado, es una invitación a hacer lo malo, donde el enemigo te dice: hacelo, no pasa nada, y eso es mentira. A Eva le dijo, come del fruto que Dios les dijo que no lo hicieran, no pasa nada; y perdieron la comunión con Dios y fueron expulsados del Huerto de Edén.

3. Nos da un deseo por la rectitud y un rechazo por la inmoralidad

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. Romanos 12:2 NTV

En mi adolescencia tenía muchos deseos por salir a los boliches y tomar alcohol de más, y lo hice; pero cuando conocí y me entregue a Jesús eso me empezó a dar rechazo. Aunque tengo que reconocer que muchas veces vinieron las ganas de volver a esos lugares, pero ya no como un deseo, sino como una tentación.

Así que no dejemos que el enemigo nos confunda de quienes somos; somos hijos de Dios con deseo santo, con decisión de agradarle solo a Él, así que no cedamos a la tentación.

4. Usa a otros para fortalecernos

 Por eso, confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que Dios los sane. La oración de una persona buena es muy poderosa, porque Dios la escucha. Santiago 5:16 TLA

Esta confesión es entre hermanos, entre creyentes que aman a Dios.

Es tener a cristianos maduros a quienes contar nuestras luchas, nuestras tentaciones. Ellos nos ayudan, nos animan, nos fortalecen. Cuando esa persona nos escucha, ora por nosotros, nos ayuda a seguir el consejo de la Palabra de Dios. Me ayudan a no caer, a no resbalarme en el camino.

Hay muchos que están queriendo subir este monte solos, pero la ayuda del E.S. también viene a través de gente.

5. Nos hace más pacientes con el pecado de otros

12 Y esto es lo que les mando: que se amen unos a otros, así como yo los amo a ustedes. 13 Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos. Juan 15:12-13 TLA

¿Cuándo te amó Jesús, cuando estabas en la cima del monte o en lo más bajo del monte? ¿Cuándo tiene paciencia con nosotros Jesús, en lo más arriba del monte o en lo más bajo en nuestro peor momento ¿Cuándo debes llamar a los demás por ayuda?

Si yo estoy más arriba en el camino de la santidad, no debo enojarme ni molestarme con los que están más rezagados, debo amarlos y tenerles paciencia, así como Jesús la tiene conmigo.

El Alto y Majestuoso que vive en la eternidad, el Santo, dice: Yo vivo en el lugar alto y santo con los de espíritu arrepentido y humilde. Restauro el espíritu destrozado del humilde y reavivo el valor de los que tienen un corazón arrepentido. Isaías 57:15 RVC
1 1 voto
Calificación del Artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Por favor déjanos tu comentariox
×