Ministerio Personal

Visioingeniería_Mesa de trabajo 1

Devocionales

Esa reunión en la plaza fue un hito importante para el pueblo. Ese día ellos estaban estirando su fe. Estaban creciendo. 

Cada persona estaba sirviendo según su habilidad y según su llamado. Nehemías lideraba, Esdras dirigía la adoración, los Levitas enseñaban. Y cuántas personas más, que no aparecen en el registro, estarían sirviendo al Señor y al pueblo.

Esto es importante porque cuando servimos, crecemos. La Biblia está repleta de textos en donde vemos a Jesús alentando a las personas a servir y en todas y cada una de esas ocasiones su fe creció. Jesús estaba continuamente ensanchando la fe de sus discípulos a base de meterlos en situaciones imposibles. 

El día de la alimentación de los 5.000, los discípulos querían enviar a la gente a sus casas, pero Jesús les pidió que fueran ellos quienes les sirvieran. Y de repente los discípulos se encontraron en el fondo del hoyo de su propia incapacidad. Era una prueba para su fe. El servicio en el ministerio nos asusta, porque no nos sentimos preparados y eso nos sitúa en la posición correcta: dependientes de Dios. Y mientras eso ocurre, nuestra fe crece.

Los discípulos trajeron todo lo que tenían e hicieron todo lo que sabían hacer y el Señor hizo el resto. Servir hace crecer tu fe, porque tu miedo y tu incomodidad van a luchar contra tu confianza en que Dios puede hacer algo con los recursos que tú ya tienes.

Así que la próxima vez que sientas que Dios te está impulsado a servir en su casa, vas a tener 2 opciones: Tener miedo y correr o tener fe y servir. La última va a producir en ti una fe más fuerte.

¿Hay algún área en donde creas que Dios te está llamando a servirle? 

¿Te sientes preparado? ¿Qué crees que quiere decir eso?

¿Cómo planeas mejorar en tu servicio al Señor? 

Lectura Bíblica

 ―¿Por qué? —les respondió Jesús—. ¡Denles ustedes de comer! 17―¿Pero con qué, si no tenemos más que cinco panecillos y dos pescados? 18 ―¡Pues tráiganlos!" Mateo 14:16-18 NBV
"Y todo el pueblo lloraba al oír los mandamientos de la ley. Entonces el sacerdote Esdras, yo, que era el gobernador, y los levitas que enseñaban a la gente, les dijimos: «No lloren ni se entristezcan en un día como este. Hoy es un día dedicado al SEÑOR, nuestro Dios»." Nehemías 8:9 NBV

Compartí este artículo

Subscribe To Our Newsletter

Get updates and learn from the best

Acerca del Autor:

Artículos Recomendados

Déjanos tu Comentario

5 1 voto
Calificación del Artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
3 Comentarios
Más antigua
Más reciente Más votados
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

No te pierdas los otros artículos de

Renacer Magazine

3
0
Por favor déjanos tu comentariox