Día 4: “No has perdido tu lugar”

Tu victoria_Mesa de trabajo 1

Cuando el fundamento de tu vida ha sido sacudido, solo quiero que sepas que Dios no se ha caído del trono, ¡ni tampoco tú! La Biblia dice que estás “sentado en lugares celestiales en Cristo” (Efesios 2:6). Nada ni nadie puede derribarte de ese lugar. No importa lo que haya sucedido, todavía estás sentado con Cristo.

Tampoco has perdido tu herencia. Efesios 1:11 dice: “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”. Digamos, por ejemplo, que tu abuelo murió y en su testamento te dejó una herencia. El testamento es la manera en la que él habla y dice: “Es mi voluntad que tengas esto”.

Esto es exactamente lo que sucedió cuando Jesús murió, excepto que Su voluntad y un nuevo testamento están disponibles para cualquiera que los reciba y se haga miembro de la familia (Juan 3:16). Su testamento es más vinculante en el reino de los cielos que el testamento de tu abuelo aquí en la tierra. No hay disputa legal contra la voluntad y el testamento de Dios. Están establecidos para siempre en el cielo (Salmo 119:89).

Puede ser que tu abuelo también haya mencionado a tu primo en su testamento y que le haya dado parte de la herencia. Pero, ¿qué pasa si tu primo dice: “Nunca me gustó mi abuelo, y no quiero ninguna parte de su herencia”? Las protestas de tu primo ¿podrían cambiar el testamento? De ninguna manera. Él podría no tomar posesión de su herencia, pero eso no cambiaría las instrucciones de tu abuelo.

Lo mismo sucede con el Nuevo Testamento de Dios. Ya está escrito. Contiene todas las cosas que Él nos ha otorgado como resultado de la muerte de Jesús. Pero algunas personas no lo creerán. Algunos ni siquiera lo leerán. Muchos simplemente se alejarán. Pero eso no cambia el testamento. Ni tampoco lo cambian tus circunstancias. La herencia todavía está disponible para cualquiera que se acerque y diga: “Sí, eso es mío”.

¡Seamos de esos cristianos que creen en las promesas de Dios y las reciben! Tu herencia está completamente intacta. ¡Te pertenece! Nadie te la puede quitar. Tienes todo lo que necesitas para vivir una vida de victoria (Efesios 1:3). Tu herencia está intacta y no has perdido tu lugar.

Lectura Bíblica

“Señor, tu palabra es eterna, y permanece firme como los cielos.” Salmos 119:89 RVC

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurrección de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, para que recibamos una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera. Esta herencia les está reservada en los cielos a ustedes, que por medio de la fe son protegidos por el poder de Dios, para que alcancen la salvación, lista ya para manifestarse cuando llegue el momento final.” 1 Pedro 1:3-5 RVC

“Por eso Cristo es mediador de un nuevo pacto, para que los llamados reciban la promesa de la herencia eterna, pues con su muerte libera a los hombres de los pecados cometidos bajo el primer pacto.” Hebreos 9:15 RVC

Compartí este artículo

Subscribe To Our Newsletter

Get updates and learn from the best

Acerca del Autor:

Artículos Recomendados

Déjanos tu Comentario

5 1 voto
Calificación del Artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
6 Comentarios
Más antigua
Más reciente Más votados
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

No te pierdas los otros artículos de

Renacer Magazine

6
0
Por favor déjanos tu comentariox